“Hijos de la chaya”, un disco que vibra pueblo

“Hijos de la chaya”, un disco que vibra pueblo

Gloria de la Vega presentó su quinto disco “Hijos de la Chaya”. Fue en agosto y en Challay Huasi, la casa del Patriarca de la chaya don José Jesús Oyola, a 41 años de su partida.

Escribe Patricia Espeche - PUENTE ALADO


Gloria de la Vega y Jorge Gigena empezaron a producir este disco hace tres años, para un febrero enardecido de chayas.

En aquel momento, “El Enharinao” y “Copla Chancada” fueron las primeras chayas que grabaron junto a Oscar Huelmo pero, por distintas circunstancias, que este disco viera la luz fue un asunto postergado.

“En todo este tiempo que no lo estuvimos grabando pensamos cómo iba a ser la tapa, quién iba a poner sus palabras, qué imagen usaríamos. Veníamos craneando cómo volcar en el material esa carga, esa espiritualidad que tiene la Chaya”, cuenta Gloria.

“Hubo mucho de indagarnos hacia dentro más allá de lo que se vive popularmente. En los barrios a veces escuchan cuarteto, cumbia, otros celebran sólo con cajas y alguna poesía, otras chayas son masivas, más grandes… hay muchos tipos de chayas pero todas están unidas por el agradecimiento a la madre tierra que comienza el primero de agosto con el ritual a la pachamama, pidiendo su bendición y que las cosechas de febrero/marzo sean buenas”, explica la cantora.

Y aunque hubiese parecido lento, ellos avanzaban… Se pusieron en contacto con Jorge Ponce, artista y escritor estudioso del tema, quien finalmente plasmó sus palabras en el disco.

Hasta tal punto fue un disco sin tiempo que en pleno diciembre armaron una chaya real para registrar el material audiovisual que luego se convertiría en el arte del disco. Ahí trabajaron Ismael Fuentes Navarro y Natalia Díaz en Fotografía; y Santiago Domene  en Video.

“Todo ese espíritu quisimos reflejarlo desde lo colectivo. Por eso hay muchos invitados. Y además buscamos la presencia fuerte de mujeres en el disco”, dice Gloria.

 

La tarde en San Vicente

Fue una siesta de agosto y de sol. Una jornada de reencuentro, de emociones y homenajes.

El barrio San Vicente se vistió de fiesta y las familias de la cuadra disfrutaron del espectáculo de la mejor manera: sacaron sus sillas a la vereda, el mate y saborearon los pastelitos que se ofrecían en Challay Huasi.

Gloria, Jorge y su banda estuvieron acompañados por muchxs amigxs y músicxs que participaron en la producción del disco como Ramiro Riedel, Charro Flores, Víctor Carrión, Tubo Moya, Flor Castro, Belén Perea y Leticia Aranda, entre otrxs.

“Fue un homenaje a don José y al barrio. Cuántos poetas le han escrito al San Vicente… Eso me hizo sentir en casa”, afirma Gloria.

El encuentro en el que también participaron referentes claves del folclore y la cultura como David Gatica, sirvió de escenario para homenajear al maestro de ceremonia y voz de la Chaya: Homero Coronel Montes.

 

Una producción para que cantemos todos

Este disco contiene 12 temas en los que suenan chayas, vidalas chayeras, vidalas y coplerío con cajas.

Suenan también las voces de Memi Vietto, Oscar Huelmo, Judith Rodríguez, Carlos Ferreyra, Mayela Gordillo, Pancho Cabral, Mariana Carrizo desde Salta “con una representación fuerte del canto con caja que viene haciendo desde su lugar y que lo compartimos cada una con la impronta de su tierra”; Nadia Larcher, una catamarqueña de Andalgalá que viene haciendo patria desde Buenos Aires “y con quien he sentido una conexión muy fuerte”, aclara Gloria.

De todo el repertorio, la artista destaca algunas perlitas…

La vidala bluseada de Pancho Cabral “Oye Vidala”. “Una forma de cantar que tiene que ver con una raíz común ancestral que también tenemos en La Rioja”.

“Vidala de la empleada doméstica” de doña Mayela Gordillo. “Una de las más grandes vidaleras en edad que nos está quedando y que además representa al sindicato de las empleadas domésticas. No sólo es la vidalera del San Vicente, además es una referente popular”.

“La chaya final” de la Cantata Riojana tiene una carga impresionante que nos cuenta como riojanxs.  “Habla de una época muy oscura en los 70’, de los poetas alzados en canto, los plásticos que arriesgan sus pinturas, los porfiados en quedarse, los lerdos en huir. O que en Chamical y Punta de los Llanos desnucado está dios, refiriéndose a Monseñor Angelelli”, enfatiza Gloria.

“Dele retumbar” (Ramiro González y Martín Molina Torres); “La cosechera perdida” (Ramiro González), “José Jesús de la Vasija” (Jorge Gigena) con recitado de Mónica Oyola y “Chaya para volver” (Jorge Gigena) con Memi Vietto, “Oye vidala” (Pancho Cabral), “Vidala de la empleada doméstica” con doña Mayela Gordillo, “Coplerío” con Mariana Carrizo, “General de la Sierra” de la obra “Padrecito de los pobres” (Pica Juárezy Ramiro González) con Carlos Ferreyra, “El enharinao” y “Copla Chancada” (J. J. Oyola) con Oscar Huelmo; la selección de chayas (J. J. Oyola, Ramón Navarro y Horacio Guaraní); y la chaya final de la Cantata Riojana (Ramón Navarro y David Gatica), son los temas que integran el repertorio.

Todo este combo de energía, de cotidianeidad, de colectividad quedó plasmado en “Hijos de la Chaya”, recién alumbrado y disponible en la Secretaría de Cultura de La Rioja (9 de julio 156) y en Racimo Tienda de Vinos (Av. 12 de octubre entre Mayas y Aztecas); o lo podés pedir por la Fan Page Oficial; ó por mail a gigenas@hotmail.com.

“Quedaron tantos temas afuera que quedamos con ganas de hacer “Hijos de la Chaya” 2”, adelanta Gloria sobre esta obra pensada para que el que es de Catamarca, Buenos Aires o cualquier parte del mundo “nos conozca a lxs riojanxs y cómo vivimos”.

 

La Rioja, 01 de septiembre de 2018

 

Comentarios

Mapa del sitio
Power by Diego Gardella