Puente Alado
puentealado.com :: Artes Plásticas
Sábado 15 de Septiembre del 2018 12:09 hs

Los recorridos posibles

¿Cuáles son los agentes del arte que actualmente desarrollan su hacer en La Rioja? No basta que en un sitio haya simplemente artistas, para que haya escena. Se requiere de un grado de institucionalización de relaciones entre los diversos agentes, debemos conseguir instalar el debate.

Escribe Hugo Albrieu - PUENTE ALADO


Voy a aclarar los tantos de entrada: No tengo formación académica en artes visuales, ni en curaduría, ni en gestión cultural. Escribir sobre el panorama cultural formado en las ciencias duras y teniendo a Mario Bunge como referente, no deja de darme espanto. Aunque citándolo, un poco que me tranquilizo: La observación es el procedimiento empírico básico. Lo que sé lo aprendí haciendo. También escuchando a los que saben, quiero y admiro. Leyendo un poco, viendo mucho.

Si hago cuentas, llevo más de 30 años involucrado en lo que podríamos llamar “la escena”. Con mi mirada que se niega a abandonar la adolescencia, construida desde la más certera y subversiva de las subjetividades, voy a intentar plantear una idea de escena con color local. Los que podrán ser los recorridos posibles.

¿Cuáles son los agentes del arte que actualmente desarrollan su hacer en La Rioja? Y digo La Rioja ya que considero que la ubicación georeferencial es determinante y condicionante en lo que producimos. De lo que conozco de las producciones argentinas en arte actual, tanto las relaciones institucionales como las que van por fuera de lo institucional, salvo en Buenos Aires casi siempre van para el mismo lado. Como un cuento repetido que espía, en algunos casos con envidia, en otros con curiosidad, en otros con muchos deseos de pertenecer y en la mayoría (por suerte) con total indiferencia.

Si recorremos con el fin de hacer un relevamiento nos daremos con: Instituciones formadoras en arte en diferentes niveles (Escuela Polivalente, profesorado y tecnicatura en el IFDAC, carrera universitaria en la UNLaR), un sólo Museo de Bellas Artes que es municipal -Museo Octavio de la Colina-, salas como las de la Secretaría de Cultura con una programación abierta e inclusiva, espacios privados como la sala de OSDE, y algunos espacios independientes que se sostienen a fuerza de romanticismo e intentan mantener su accionar en el tiempo con perfiles diferentes, que van de lo expositivo a lo formativo o ambos (Taller Sur Arquitectura, Librería Rayuela, La Casa, La Nube, Un Muro). También se recuperó el Salón Regional de Pinturas, tenemos espacio en la Feria del Libro, está “La Noche de Arte”, La Bienal de Pegatina, el encuentro de artistas “El Ondulatorio”, La Residencia para artistas “MUELA”.

Todo esto genera un espacio de representación que fascina por su complejidad, donde queda claro que toda transparencia social es imposible de sostener. Esto genera una gran decepción diagramática, la imposibilidad de sostener el ideal de transparencia. No basta que en un sitio haya simplemente artistas, para que haya escena. Se requiere de un grado de institucionalización de relaciones entre los diversos agentes.

Justo Pastor Mellado sostiene ante un panorama semejante e ideal en una ciudad cualquiera del interior, que es el momento de hacer política. Es decir, se debe negociar. Se debe, primero, precisar objetivos comunes mínimos. Es la única manera de concebir un plan de desarrollo local para iniciativas de arte contemporáneo. Él sugiere un tipo de conexión que permite sostener la hipótesis de la viabilidad de construcción de escenas locales, en cuyo seno sea susceptible montar proyectos de desarrollo de polos de arte contemporáneo, destinado, sin lugar a dudas, a producir ciudadanía.

Jorge Sepúlvedadesde sus publicaciones en “Curatoría forense” afirma, casi grita: No basta tener una ideología, hay que tener un plan. No basta tener un diagnóstico, hay que tener un plan.

Con todo esto creo que por ahí va nuestro desafío. Debemos conseguir instalar el debate, que las obras no floten unas al lado de la otra sin interferirse, sino que construyan fuerzas que creen tramas dinámicas. Es decir debemos intentar conseguir lo que mejor sabe hacer el arte: poner en sospecha, en juicio la escena social y política. Perturbar.

¿Hacemos una escena?

Textos consultados:


Sábado, 15 de septiembre de 2018